Salada Soledad

9 septiembre, 2018 by Trinidad Fotografías, Relatos

Siempre un paseo tranquiliza, infunde paz al espíritu. Una caminata a solas nos ayuda a conectar con nuestro interior, nos ayuda a agudizar nuestros sentidos apreciando, en su grandeza, el entorno que nos rodea.

Uno de esos lugares mágicos que nos transmite una agradable tranquilidad en cuerpo y alma, es la ribera del río Iro en Chiclana. Está circundada por esteros y un sendero de zahorra nos guía a través del agua salobre, pues el río Iro es salado y está sujeto al vaivén de las mareas. El mar ya está presente en su cauce mientras atraviesa la ciudad, antes de llegar a nuestro camino…

Cuando estamos caminando nos envuelve una claridad especial, diríase de plata líquida casi dorada, provocada por los reflejos del sol que atraviesa el aire circundante y se proyectan sobre el agua, cargados de salitre…

A veces nos sorprende el silencio, un vacío sonoro… de vez en cuando roto por el graznido de algún ave que se aleja volando…

Aquí la soledad se hace corpórea, se palpa una humedad silenciosa impregnada de un inconfundible tacto salino… Hace que nuestros sentidos se despierten, tacto, vista, oido… conectando con nuestro yo más profundo…

Taged in
Related Posts