The Slender Man

Todos tenemos miedo, miedo a lo desconocido, a lo que no podemos ver, a la oscuridad, a la sensación de ser observado cuando no hay nadie alrededor…

Relato

Ya va un par de veces que lo he visto. A través de una ventana abierta… tan profunda y oscura como una noche sin luna.

Así comenzó un acoso que fue minando mi alma, mis nervios, mi mente, mi cordura. Era una mañana nublada pero luminosa, una luz nacarada que hacía resaltar el rojo de los ladrillos de los edificios circundantes. Iba callejeando por el castizo barrio de Chamberí, cuando sentí que alguien me observaba. Miré alrededor… pero ningún transeúnte me miraba de forma particular. De pronto, un escalofrío aterrador me recorrió por la espada… y un susurro… Asustada busqué en torno mío y al elevar la mirada, lo vi. Se ocultaba en la oscuridad que proyectaba una ventana abierta del piso superior del colegio que tenía al lado… sus ojos invisibles me observaban… su voz inaudible me susurraba…

Pasado el tiempo, a cientos de kilómetros de distancia, en un pueblo de la costa de la luz, lo volví a ver. Deambulaba de noche por la alameda del río, cuando sentí de nuevo su presencia, me observaba… La sensación se fue agravando con aquella voz que nadie percibía excepto yo. Me llamaba por mi nombre… decía que me acercara… Una presión brutal se apoderó de mi cabeza e iba creciendo más y más… Inquieta miré alrededor y lo vi, lo vi de nuevo espiándome desde la oscuridad profunda de la ventana de una casa en ruinas…

Desde entonces siento su presencia en los rincones oscuros, en las negras noches… Cuando estoy sola me susurra palabras inaudibles… Casi no puedo dormir inquieta, temerosa, aterrada por la cercanía de la oscuridad…

Sé que viene a por mí, ya no puedo concentrarme en nada… Me atrae sus largos brazos… la negrura que lo alberga… el todo de los más viscerales terrores… la nada.

¿Leyenda urbana o realidad?

Todos estos miedos se intuyen en el relato anterior y se materializan en Slenderman, el Hombre Delgado. Este personaje ¿es real o es ficción?

The Slender Man, o Slenderman, se caracteriza por ser un ente sin rostro, vestido con un traje negro y que habita en la oscuridad, en la profundidad del bosque, en las casas oscuras, en los callejones con bruma, en la noche. Tiene la facultad de alargar sus extremidades a voluntad y puede sacar tentáculos de la espalda para expandir su influencia sobre los incáutos. Suele acechar a los niños particularmente. Su poder es psíquico, puede inducir a sus víctimas a la locura o a trastornos mentales. Los que caen bajo sus tentáculos, comienzan a padecer un deterioro progresivo en su vida social, física y laboral, se vuelven olvidadizos con una evidente inestabilidad anímica e irritabilidad constante. Y, de repente, desaparecen. Slenderman se los lleva sin dejar rastro, ni cadáver al que llorar.

Según la leyenda urbana, este personaje fue creado en foros de internet, concretamente en el foro del portal Something Awful en 2009, por Victor Surge (alias de Eric Knudsen).

Al basarse en el miedo atávico a la oscuridad y a lo desconocido, su popularidad se ha ido propagando como la pólvora por la red con la creación de testimonios, fotos, vídeos y audios supuéstamente verdaderos. Ha dado lugar a la creación de videojuegos y de alguna película como Entity dirigida por The Jadallah Brothers en 2013. Incluso tiene cuenta en twitter: .

Para mí, las referencias que se me vienen a la mente son, en primer lugar, una ilustración de Edward Gorey donde aparece un personaje largo vestido de negro ” protegiendo” con su paraguas a un grupo inquietante de niños. También son evidentes su parecido a Jack Skellington de Pesadilla antes de Navidad de Tim Burton, y a los Hombres Grises de la novela de Michel Ende Momo.

Para más información, hay un reportaje bastante ilustrativo en la web sobre leyendas urbanas que explica la aparición de este personaje y sus supuestos antecedentes en la historia.

 

 

Taged in
Related Posts